Noticias

Entrevista: “Premiar las ideas y el talento joven es la mejor forma de ser socialmente responsable”

Mar Villora, estudiante de segundo curso del doble grado en Derecho y ADE/Economía de la Universidad Pompeu Fabra, con tan solo 19 años ha ganado el Premio UPFEmprèn Idea 2016 por su idea de negocio ‘Compiso’, una cooperativa de servicios para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Un premio que cuente con el apoyo de la Fundación Banco Sabadell con el objetivo de fomentar la creatividad y el talento joven.

Recibir el Premio UPFEmprèn Idea 2016, ¿supone estar más cerca de que ‘Compiso’ sea una realidad?

Desde luego, es un feedback más que positivo para todo el trabajo realizado por mi equipo y por mí. No supone únicamente considerar ‘Compiso’ una realidad más próxima, sino que constituye una forma efectiva de alinear nuestros intereses para general valor social y ayudar a que la sociedad se enriquezca de forma innovadora y efectiva.

¿Este proyecto podría convertirse en una nueva forma de convivencia?

Estamos totalmente convencidas, ya que es una idea que atiende a necesidades reales. Está dirigida a aquellas personas de la tercera edad que comparten una serie de problemas propios del envejecimiento. Estas personas necesitan compañía, tienen ganas de divertirse y buscan un cierto grado de independencia económica. Del mismo modo, también se ajusta a sus familias, que les desean seguridad y bienestar. Por tanto, cubrimos las demandas de un sector esencial de la sociedad generando una convivencia más fácil para vivir más y mejor. Al vivir en sinergia se reduce la contaminación, y en el aspecto social fomenta la convivencia y la interacción entre personas de perfiles similares.

premio-upf-empren-idea-barcelona

Mar Villora durante el acto de entrega del Premio UPFEmprèn Idea 2016 el pasado jueves 24 de noviembre.

¿Cómo se te ocurrió la idea?

La idea original surgió a través de un programa en el que participé que combinaba la educación en valores, el intercambio cultural y la aventura, pero que sobre todo es una experiencia que ambiciona compromiso social, educativo y medioambiental, con objeto de reflexionar y hacer aportaciones a algunos de los retos importantes de hoy en día como son la exclusión social, las grandes transformaciones en el medio ambiente y la promoción personal de habilidades y actitudes emprendedoras. Desarrollamos el proyecto durante el pasado mes de julio en México, dirigidos por Initland, la empresa responsable del Programa de Emprendimiento Social.

¿Cómo te imaginas el día a día de los ancianos con ‘Compiso’?

La idea principal de Compiso es realizar actividades lúdicas y culturales para facilitar el contacto entre aquellos que tengan los mismos intereses y surjan buenas relaciones. A partir de esta premisa se resuelve el creciente problema de la soledad, compartiendo vivienda con personas que se encuentren en la misma situación. Su día a día será el de una persona independiente, entretenida, y en definitiva en un ambiente en el que se sienta como en casa.

entrega-premio-upf-empren-idea-barcelona

De izquierda a derecha: Sonia Mulero, directora adjunta de la Fundación Banco Sabadell; Josep Bergadà, proyecto finalista ‘Pocket Piano’; Mar Villora, ganadora Premio UPFEmprèn Idea 2016; Nuria Basi, presidenta del Consejo Social de la UPF; Jaume Casals, rector de la UPF.

Que entidades como la Fundación Banco Sabadell y la UPF premien las ideas y el talento joven, ¿cómo lo valoras?

Me parece la mejor forma de ser socialmente responsable, ya que no sólo genera beneficios para el mundo que nos rodea, sino también a aquellas personas que trabajan para conseguir sus objetivos. Sin duda alguna, este es el modelo de gestión que brilla hoy día y se está definiendo a nivel internacional de la mano de entidades con estos perfiles.

¿Qué le dirías a esos jóvenes, como tú, que tienen entre manos una idea, un proyecto y aún no han dado el paso de materializarlo?

Mi principal recomendación es que, aunque se estén formando en sus respectivos campos, realicen todas las aportaciones que puedan para crear futuros proyectos socialmente sostenibles, que respondan a necesidades reales y mejoren nuestra sociedad. En definitiva, que aporten todo el valor social que esté a su alcance y no tengan miedo de equivocarse.