Noticias

‘Processus’, obra ganadora del XVII Premio Internacional Joan Guinjoan para Jóvenes Compositores

El premio de composición impulsado por la ESMUC y la Fundación Banco Sabadell reúne unas sesenta obras de 23 países

El compositor catalán Guillem Góngora gana la XVII edición del Premio Internacional Joan Guinjoan para Jóvenes Compositores que impulsa la Escuela Superior de Música de Catalunya (ESMUC) con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell. La obra premiada es ‘Processus’, un trabajo realizado con armonías espectrales y material generado por ordenador.

La muerte del compositor catalán Joan Guinjoan el pasado mes de enero ha marcado esta edición del premio que lleva su nombre. La ESMUC, que ha mantenido desde sus inicios un estrecho vínculo con Guinjoan, quiere conmemorar este año la calidad de su obra y su figura. Es por esta razón que la obra de Guillem Góngora será estrenada por la ESMUC en un concierto de homenaje a Guinjoan, que tendrá lugar en la Sala 2 Oriol Martorell de L’Auditori de Barcelona el 20 de mayo. El grupo instrumental BCN216, tan admirado por Guinjoan y al que dedicó la obra que lleva el nombre de la formación, será el encargado de interpretar Processus.

Más sobre la obra ganadora

El compositor Guillem Góngora, nacido en Barcelona, comenzó el Título Superior en la ESMUC en 2012, tras superar las pruebas de acceso obteniendo la primera plaza en la especialidad de composición, donde se ha formado con compositores como Bernat Vivancos o Mauricio Sotelo..

Processus, una obra de exploración musical compuesta en 2016, Guillem Góngora buscaba reflejar su necesidad de exploración musical, que le llevó a experimentar con material generado con ordenador. La obra se estructura en cinco texturas diferenciadas, que, en palabras del autor, «se ven afectadas por procesos de transformación que las encadenan y las unen como si se tratara de un rompecabezas».

Durante el proceso de composición, Góngora explica que pasó un período de falta de ideas y de alienación, probablemente por motivos ligados a la novedad del material con el que trabajaba, las herramientas usadas o por motivos no musicales. Es por eso que el título, Processus, también manifiesta «este camino que finalmente culminó con la obra en cuestión».