Noticias

Victoria Ochoa recibe el II Premio de Diseño ANFACO – Fundación Banco Sabadell

La propuesta de packaging ganadora de esta 2ª edición del Premio de Diseño ANFACO – Fundación Banco Sabadell es el proyecto “CONTINUI-T”, por su originalidad en el tratamiento gráfico y la versatilidad de su aplicación. Victoria Valentina Ochoa Marín (20 años), es venezolana y vivió en Caracas hasta los 18 años. Desde entonces vive en Madrid y estudia segundo curso de Diseño en la Universidad Europea de Madrid con mención en Producto. Ha participado en varios cursos en Matadero Madrid, específicamente en los talleres mutantes de 2019 y 2020. Le gusta viajar, dibujar y la fotografía. En el futuro le gustaría dedicarse al Diseño de Producto y tener su propio estudio.

¿Qué supone recibir este premio de diseño Anfaco-Fundación Banco Sabadell? Recibir este premio me llena de felicidad, nunca esperé tener la oportunidad de vivir esta experiencia tan pronto en mi carrera. Haber sido seleccionada entre gente tan buena es, sin duda, una señal de que he elegido el camino correcto y debo seguir trabajando y formándome. Por eso agradezco que existan oportunidades como esta donde se reconoce el trabajo de los estudiantes y se les da una plataforma donde mostrar su talento de cara al futuro. 

¿Cómo valoras que entidades como Anfaco y nuestra Fundación apoyen y visibilicen el talento joven? Me parece muy importante su presencia en el sector, sin duda son una plataforma estupenda que enriquecen y celebran al talento joven. Creo que debería haber más entidades de este tipo, que apoyen el desarrollo cultural y realicen actividades a favor de este.

¿Crees que la industria alimentaria es un potencial para el sector del diseño? ¿Qué cambiarías? Sin duda, este sector depende en gran medida de la comunicación gráfica que decidan utilizar en sus productos para potenciar sus ventas y dirigirse a los usuarios, además de ofrecer un producto de calidad. Adicionalmente, al haber tanta competencia en el sector, la imagen que proyectan al público debe diferenciarlo del resto de los productos a elegir y hacerlos memorables a los ojos del cliente.

Si algo cambiaría en este sector serían los materiales que utiliza y la cantidad de desechos que produce, creo que ya es hora de que se usen alternativas más sostenibles y se minimice el uso de plásticos y otros materiales que no son sostenibles para el planeta a largo plazo. Muchas empresas en la actualidad ya han tomado acciones, pero aun así quedan muchas por hacer el cambio.

Sobre tu diseño premiado… ¿nos podrías explicar en qué consiste? (descripción de cómo es, qué simboliza…como si se lo estuvieses explicando a alguien con el diseño delante) Nombre el proyecto Continui-T al presentarlo al concurso. Se llama así porque todos los patrones de las cajas se continúan uno tras otro para lograr mayor sensación de unidad y cohesividad de la marca. Creo que al estar en las estanterías sin duda resaltaría entre el resto de los productos del mismo tipo.

En cuanto al lenguaje gráfico, no quería utilizar el típico estilo marino con tonos azules y blancos y con demasiados detalles por el que se caracteriza generalmente los packaging de las conservas de mar, así que opte por darle una vuelta a los colores (con colores básicos como el amarillo, el azul, el rojo y el negro en distintos tonos) y de minimizar las formas que representaban a cada producto a la mínima expresión, pero que aun así fueran sencillos de reconocer y que tuvieran continuidad unos con otros.

¿En qué te inspiraste a la hora de crear este diseño? Me inspiré en el trabajo de un ilustrador llamado Jim Flora para crear las ilustraciones de cada una de las variaciones de las conservas. Quería dar la impresión de dinamismo de las formas, aunque se tratara de un patrón “predecible” y creo que Flora es un buen ejemplo a la hora de crear la sensación de movimiento en formas geométricas e irregulares.