Arte BS

Sixeart – Sergio Hidalgo

Badalona (Barcelona) 1975

Los grafitis no dejan de ser un arte primigenio, la escritura y el dibujo sobre un muro, un mural sin previo encargo más allá de la imperiosa necesidad de manifestarse plásticamente al margen de los intereses de la alta cultura y también del comercio. La mayoría de grafitis permanecen casi anónimos, salvo en el ámbito de las propias tribus urbanas que se reconocen en ellos y de donde suelen provenir. En gran parte, muchos de estos murales callejeros, unas veces pintados en lugares permitidos y otras totalmente furtivos, dialogan entre sí, incluso a nivel internacional, tal como sucede en el arte establecido, pero en otras coordenadas, como las firmas gigantes de peculiar caligrafía que han sido uno de los motivos más recurrentes de los grafiteros en todo el mundo, siguiendo la práctica iniciada en el metro de Nueva York en la década de los años setenta. En ese contexto, algunos protagonistas pasaron en seguida del mundo underground al de las galerías y los museos más importantes, como ocurrió en los casos de Kenny Scharf y del desaparecido Keith Haring, uno de los grafiteros más relevantes del siglo XX.

La obra de Sixeart –nombre artístico de Sergio Hidalgo Paredes– se inscribe en esta corriente del arte callejero que, en cierto momento, traspasa el ámbito marginal para integrarse en los circuitos normalizados de las galerías, las grandes ferias y los museos. El salto del artista badalonés, que empezó haciendo pintadas en las calles de Barcelona a finales de los años ochenta, vino propiciado, principalmente, por haber sido incluido, junto con otros cinco grafiteros de diferentes países, en la exposición Street Art organizada por la Tate Modern de Londres en 2008.

Crisis numérica, pintado directamente sobre un enorme muro en el aparcamiento del edificio Banco Sabadell de Sant Cugat del Vallès, es la materialización de un proyecto previo presentado en el estand de El País en la convocatoria Arco 2012, donde se incluían también propuestas de otros jóvenes grafiteros. En Crisis numérica, la composición y, sobre todo, la combinación exclusiva de dos colores, el negro y el rojo, y la utilización de números, signos y formas geométricas planas y radicales, sin relieve de ninguna clase ni efecto alguno de representación tridimensional, parece una clara referencia de homenaje a la estética de Keith Haring. El mural de Sixeart está planteado como un jeroglífico gigante que quiere reflejar el momento actual, la desorientación casi cósmica provocada por el bombardeo de cifras de la economía de la globalización, un mundo intangible y abstracto que nos supera, que ahora se encuentra en plena crisis y que, según el artista, debe estallar en una catarsis con cambios radicales.

  • Sixeart - Sergio Hidalgo Crisis numérica  2012
    Espray sobre muro
    255 × 1.730 cm